Errores en mi primer maratón

En el 2016, después de 4 años de acumular carreras y kilómetros, logré la confianza suficiente para apuntarme en mi primera maratón, la de Panamá, haría mi debut en casa. Es en ese momento donde un corredor empieza a darse cuenta del reto al que se enfrenta. Si correr 21 kilómetros es extenuante por el tiempo que pasas en movimiento, sin importar que tan lento o rápido vayas, saber que en la distancia reina de 42 kilómetros tienes que recorrer el doble, te hace comprometerte totalmente con un objetivo que tendrás dando vueltas en la cabeza todos los días que dure tu preparación: cruzar la meta el día de la maratón.

El tema es que comienzas no solamente a esforzarte por seguir un plan de entrenamiento diario por 4 o más meses, sino también investigar, leer, preguntar y buscar todas las maneras posibles de prepararte física y mentalmente, lo que te lleva a pasar por diferentes tipos de momentos, de motivación, dudas, miedo, reflexión. La maratón es una experiencia que se vive antes, durante y después, por todo el tiempo que invertimos en ella, tiempo propio y también del que le quitamos a nuestra familia, amigos, pareja y demás personas que nos rodean, las cuales no necesariamente entienden para que le dedicamos tanto esfuerzo a una carrera, sin saber que toda persona que aspire a ser maratonista debe ser alguien que haga de la fatiga y el cansancio parte de su rutina.

Entonces, a 8 días de mi competencia, hago el primer error: hacer un fondo de 30 kilómetros, más por nerviosismo que por preparación, cargué demasiado mis piernas, algo que no pude recuperar en mi última semana, por más terapia que hiciera, ya el desgaste estaba hecho. Lección: hay que respetar cuando toca bajar cargas y no dejarse llevar por la ansiedad.

Ya en la línea de salida con un buen desayuno y check a todas las idas al baño, salgo y voy pasando los primeros kilómetros más rápido del pace que había planeado, segundo error: no respetar el plan, eran solamente 5 o 10 segundos de diferencia, suficientes para estrellarme como kamikaze contra el muro en el km 30. Lección: ser paciente y apegarse a la estrategia, porque los primeros kilómetros son fáciles, pero no es sabio dejarse llevar por la emoción.

También, al principio pasé de largo varios puestos de hidratación sin tomar nada, pensando en que si bebía mucha agua o gatorade, perdería segundos si me tocaba ir al baño, tercer error: no hidratarme bien en la ruta. Lección: tomando en cuenta la humedad y la temperatura de Panamá, prevenir la deshidratación es vital para mantener un buen ritmo de carrera, aún cuando  el consumo de líquidos nos haga detener la marcha para orinar, solo perderemos pocos segundos, pero correr deshidratados es garantía de pasarla muy mal.

Cuarto error (mortal) no llevar pastillas de sal, recuerdo que la noche anterior llovió fuerte, después del km 21 la alta temperatura y la humedad empezaron a pegarnos fuerte, especialmente en el trayecto en el que cruzamos Costa del Este hasta el retorno donde empecé a tomar más gatorade, pero no fue suficiente para compensar la pérdida de sales minerales al sudar tanto, lo que resultó en un calambre en el kilómetro 38 que aparte de ponerme a caminar, me hizo técnicamente acostarme en la carretera del dolor y perder de 8 a 10 minutos mientras recibía atención de un amigo ciclista que casualmente pasaba por el lugar. Lección: pastillas de sal si o si, una cada hora.

Como quinto error, que noté después de terminar, la puntera de mis zapatillas eran muy incómodas y rígidas, a pesar de que eran media talla más grande que las que uso para 5 o 10k, este detalle que pasé por alto totalmente me dejó un par de uñas negras de recuerdo. Lección: dale valor a la comodidad de tus pies, serán muchos kilómetros, todos queremos estabilidad, ligereza, rebote y tecnología, pero no es recomendable sacrificar el confort en cada una de las 30,000 zancadas que en promedio daremos.

No había manera de saber o mejor dicho caer en cuenta de estos detalles que les he mencionado, y que influyen mucho en el resultado de mi primer maratón, porque no tenía experiencia alguna, pero en resumen cosechas el doble o triple de cada acierto o error que cometas, en este post les compartí mis errores, tal vez porque pienso que a nosotros los corredores nos funciona mejor la terapia de shock, de igual manera es una experiencia que recomiendo a todos , ojo, en el momento en que realmente estén preparados, correr 42 kilómetros no es sencillo, la idea no es exponer tu cuerpo a un esfuerzo que debería idealmente estar reservado para quienes tienen una base atlética muy bien desarrollada.

Please follow and like us:

2 comentarios en “Errores en mi primer maratón

  • Marlon Olmos

    En mi poca experiencia corriendo maratones de hecho solo 7 marcando en 3 de ellas unas 3 horas 15 y sencillo aquí en Panamá: Maratón de Panamá, Maratón Internacional de las Américas, Maratón George y dos en el extranjero Miami 2017 y Costa Rica 2018. recomendaría ultimo fondo largo de 30 km un mes antes de la maratón sino las piernas nunca se van a recuperar pero como se dice, cada maestro con su librito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

English Version »
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
× Chat